Declaración de Santiago de Chile

AILA // Septiembre 13, 2013

Odoo CMS - una imagen grande

ASOCIACIÓN DE INDUSTRIALES LATINOAMERICANOS, AILA

DECLARACIÓN DE SANTIAGO DE CHILE

51° ASAMBLEA GENERAL

El 2013 encuentra a Latinoamérica en un momento de profundos cambios y transiciones sociales, económicas y políticas, las cuales demandan una visión más integradora entre quienes luchan a diario por construir una mejor realidad para los habitantes de esta parte del continente.

De esta forma, vemos como el sector privado, y en especial, la industria, tiene ante sí una serie de grandes retos y oportunidades que requieren jugar un papel más relevante que en épocas anteriores. Desde los efectos cada vez más tangibles de una economía globalizada, y de la interdependencia de los mercados, impulsando nuevas formas de integración comercial; hasta los complejos modelos políticos que nuevamente han puesto sobre la mesa en la región la necesidad de enarbolar banderas en defensa de los valores democráticos, libertades económicas y de los derechos humanos.

Sobre estos desafíos ha girado la 51o. Asamblea General de la Asociación de Industriales Latinoamericanos, AILA, realizada en Santiago de Chile, teniendo como norte la unión de esfuerzos entre todos los afiliados para buscar permanentemente opciones sostenibles a mediano y largo plazo, con empleos productivos que le den respuesta a las persistentes condiciones de pobreza e indigencia que -según la CEPAL- en algunos países de América Latina y el Caribe afectan a más del 40% de la población.

Para lograr este propósito, en AILA consideramos necesario profundizar los procesos de construcción democrática que se viven en Latinoamérica, bajo el entendido de que un sistema de esta naturaleza se  debe edificar sobre las bases sólidas que proporciona el ejercicio inalienable de las libertades públicas expresadas en:

  • La existencia de una autentica democracia representativa, y la vigencia plena del estado de derecho, que garantice la independencia de poderes del Estado y la alternabilidad.
  • El derecho al trabajo y a una vida digna, que incluye la libertad para invertir y desarrollar el potencial creativo de los ciudadanos, con el fin de poner en marcha emprendimientos y otras iniciativas de carácter individual o colectivo en el marco de la economía de mercado con inclusión social.
  • El ejercicio pleno de la libertad de opinar en el debate de asuntos de interés local, regional o nacional, utilizando legal y legítimamente los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales;

Bajo estas consideraciones, la 51o. Asamblea de AILA formula la siguiente:

DECLARACIÓN

Primero:  REITERA que el sistema democrático constituye el medio de mayor eficacia para estimular el desarrollo social y económicamente sustentable de las naciones. Por ello nos adherimos a los principios y prácticas del sistema de gobierno democrático, nacido nítidamente del mandato popular soberano, que garantiza la independencia de las Funciones de los poderes del Estado, y promueve el respeto a los Derechos Humanos.

Segundo: EXPRESA su renovada vocación para contribuir -desde el diario ejercicio ciudadano de la actividad empresarial- a:

2.1. DEFENDER y PROMOVER los valores de la libre empresa con responsabilidad social, y de la economía de mercado con inclusión social, como herramientas para combatir la pobreza extrema y la marginalidad;

2.2. COMPARTIR visiones y objetivos con las organizaciones de trabajadores, en especial en los campos de la seguridad social y salud ocupacional;  la protección ambiental; la capacitación orientada al mejoramiento de la productividad; la creación de nuevas fuentes de ocupación y defensa de los puestos de trabajo; y la seguridad pública;

2.3. PROPENDER a la formalización de actividades económicas que son fuente de ocupación para miles de hombres y mujeres en la región.

2.4. GENERAR  sinergias  que promuevan la producción y el empleo originados en la iniciativa empresarial privada,  con sectores como la Academia, Asociaciones de Ciudadanos ajenas a actividades partidistas y/o religiosas; y, en general, con otras organizaciones de la sociedad civil cuyos objetivos sean compatibles con los de la AILA y sus Afiliadas;

2.5. RECOMENDAR a las Federaciones que integran  AILA la creación de los Consejos Económicos y Sociales en aquellos países donde no existan  y,

2.6. EXHORTAR a los gobiernos a promover iniciativas de construcción y mantenimiento de infraestructura con el fin de apoyar a la producción,  exportaciones y la competitividad.

Tercero: DEJA CONSTANCIA de su apoyo a las iniciativas que el sector privado de empleadores despliega para facilitar la inserción laboral de las personas con discapacidad;

Cuarto: CONSIDERANDO que el desarrollo sostenido de América Latina requiere ampliar su participación en el flujo de comercio mundial, diversificando su oferta de bienes y sus mercados:

4.1. FELICITA a los países cuyos gobiernos han culminado -o están próximos a culminar-  acuerdos comerciales con la Unión Europea, Estados Unidos, y otros bloques de integración regional o subregional;

4.2. SOLICITA a la Unión Europea que mantenga a Ecuador, Colombia y Perú,  como beneficiarios de sus políticas de Cooperación para el Desarrollo;

4.3. DEMANDA un marco jurídico que reconozca tanto la capacidad de los Estados para fijar de manera soberana sus reglas de juego, así como reconocer el derecho de los inversionistas a proteger y reclamar por el respeto a sus legítimos intereses.

Quinto: EXPRESA su preocupación por la situación política-jurídica que vive la República Bolivariana de Venezuela, donde las libertades individuales y económicas son cada vez más el centro de intensos debates.

En tal sentido, RESALTAMOS la importancia del debido reconocimiento a la libertad para invertir y desarrollar iniciativas de carácter individual o colectivo en el marco de la economía de mercado con inclusión social, como el camino para que los venezolanos derroten la pobreza, y disfruten de una vida digna, sin exclusión de ningún tipo.

Por ello, EXHORTA a los países integrantes de la OEA y del Mercado Común del Sur, MERCOSUR,  a que mantengan un seguimiento de esta situación de acuerdo con sus instrumentos jurídicos -la Carta Democrática y el Tratado de Ushuaia-, y promuevan la importancia de resguardar la defensa, impulso y fomento de la libertad económica y de los principios de la libre empresa, reconociendo el rol de la iniciativa y de la propiedad privada como fundamento del sistema económico y social.

Sexto: Considerando que en diferentes países de la región se vienen generando normativas que limitan la flexibilidad laboral u obstaculizan el crecimiento de la productividad y la competitividad de los países y de las empresas, EXHORTA a la cooperación y al diálogo a fin de que los beneficios del desarrollo económico llegue a los sectores más vulnerables de los países de la región.

Séptimo:   FORMULA un llamado tanto a los gobiernos, como a los actores sociales de los países, para que hagan esfuerzos que tiendan a bajar el nivel de conflictividad que lamentablemente se viene registrando – con intensidad cada vez mayor – en algunos países, y su agravamiento podría derivar en una continua pérdida de oportunidades para emprender conjuntamente proyectos de desarrollo, cuya finalidad sea erradicar -en un marco democrático pleno- las condiciones de extrema pobreza que existen en Latinoamérica.

Santiago de Chile, 25 de enero de 2013